Primera mención de la ciudad de VALENTIA (TITO LIVIO)

IVNIVS BRVTVS COS. IN HISPANIA IIS QVI SVB VIRIATHO MILITAVERANT AGROS ET OPPIDVM DEDIT, QVOD VOCATVM EST VALENTIA





La Saga de los Antonio de Valentia

Bienvenid@s a la antigua Hispania romana...

Querid@ amig@, te invito a un viaje muy especial, una ventana que te permitirá ver nuestro pasado y conocer las costumbres y vidas de nuestros ancestros, tan sólo dos mil cien años atrás, cuando esa bella dama llamada València nacía en la isla fluvial del curso bajo del Turivs de la mano de las palas, el sudor y la ilusión de poco más de dos mil veteranos licenciados de las legendarias legiones de Roma.

VALENTIA, DEVOTIO y PRINCEPS contienen entre sus páginas muchos de los momentos más apasionantes y dramáticos que vivió la joven Perla del Turia desde sus primeros años de vida allá por el siglo I a.C. hasta la gran persecución de principios del siglo IV d.C.


En VALENTIA conocerás a dos hombres atrevidos y extraordinarios, Quinto Sertorio y Pompeyo el Grande, ambos decididos a dirimir sus irreconciliables diferencias en tierras valencianas inmersos en la cruenta Guerra Civil que sacudió a la vieja República.

En DEVOTIO podrás leer dos historias paralelas: la primera de ellas la protagoniza un peligroso triángulo formado por Publio Daciano, el gobernador de la Tarraconense, Eutiquio de Osca, un diácono indomable, y Tito Antonio, un magistrado veterano que se ve atrapado en medio de la gran persecución de los cristianos. La segunda historia nos lleva 20 años después de VALENTIA, cuando el único hijo de Cayo Antonio, Lucio, decide lavar el honor familiar yendo a luchar contra un usurpador que pretende dominar la República: Cayo Julio César.


En PRINCEPS Lucio Naso seguirá a uno de los grandes hombres que protagonizaron el fin de la república, Sexto Pompeyo, conociendo en paralelo las carreras desaforadas hacia el poder de Marco Antonio y Gayo Octavio Turino, quien con el tiempo y astucia acabaría siendo conocido como Augusto, el princeps...

Si siempre has querido saber más sobre la Historia antigua de València, si no te has conformado con la poca y dispersa información que hay sobre ella y crees que hay muchas más cosas interesantes y curiosas que saber de nuestros orígenes esperando a ser descubiertas, acertarás leyendo las epopeyas de Cayo Antonio Naso y su hijo Lucio, ciudadanos de VALENTIA.

PLVRIMAM SALVTEM OMNIBVS!


Gabriel Castelló

El Puig (València)

viernes, 4 de noviembre de 2011

El Foro de Valentia en 3D



Así era el Foro de Valentia en el 303 d.C.



 La BASILICA, hoy bajo la Catedral, era el edificio administrativo por excelencia, lugar en el que se impartía justicia y se cerraban negocios. La doble CVRIA, equivalente en funciones al actual consistorio municipal, era quien legislaba la ciudad. Aún puede verse una de sus salas en el Centro Arqueológico de L'Almoina. Era doble por una singularidad local: una cámara estaba formada por decuriones descendientes de los ciudadanos anteriores a las guerras sertorianas, los VETERE, mientras la otra se nutría de los ciudadanos descendientes de la repoblación posterior en tiempos del principado, los VETERANI. Por eso el SPVQ (El Senado y el Pueblo de Valentia) siempre figura en sus inscripciones como VETERE ET VETERANI.

 El TEMPLUM de la triada (Júpiter, Juno y Minerva), alzado sobre su recio podio de arenisca de las canteras de Godella, presidía el área sacra del FORVM. Sus restos estarán bajo la fuente del Turia en la Plaça de la Verge. El MACELLVM era el mercado general de la ciudad, al estilo de la Plaza Redonda, con los tenderetes de carne, pescado, verduras, especias, telas, bisutería, loza, etc alrededor de un porche frente a una plaza donde había una fuente colosal. El COLLEGIVM era el punto de gestión de los diversos gremios, o COLLEGIA, en los que se agrupaban los negocios de la colonia (horneros, lavanderos, pescadores, etc)

 Las losas azuladas que recubrían la gran plaza proceden de las canteras de Alcublas. Alrededor del FORVM se instalaron las familias más acomodadas, los ciudadanos libres y prósperos que desde tiempos de Augusto reconstruyeron la ciudad, embellecieron sus "domvs" y dotaron a la colonia de todos los servicios públicos necesarios, haciéndola meritoria de que fuese considerada como "Notissima Vrbs" por el geógrafo e historiador bético Pomponio Mela en tiempos del emperador Claudio.


Escena tomada del banquete de los Antonio, una recreación interesante de una familia valentina del siglo II d.C. que puede verse en el MHV: