Primera mención de la ciudad de VALENTIA (TITO LIVIO)

IVNIVS BRVTVS COS. IN HISPANIA IIS QVI SVB VIRIATHO MILITAVERANT AGROS ET OPPIDVM DEDIT, QVOD VOCATVM EST VALENTIA





La Saga de los Antonio de Valentia

Bienvenid@s a la antigua Hispania romana...

Querid@ amig@, te invito a un viaje muy especial, una ventana que te permitirá ver nuestro pasado y conocer las costumbres y vidas de nuestros ancestros, tan sólo dos mil cien años atrás, cuando esa bella dama llamada València nacía en la isla fluvial del curso bajo del Turivs de la mano de las palas, el sudor y la ilusión de poco más de dos mil veteranos licenciados de las legendarias legiones de Roma.

VALENTIA, DEVOTIO y PRINCEPS contienen entre sus páginas muchos de los momentos más apasionantes y dramáticos que vivió la joven Perla del Turia desde sus primeros años de vida allá por el siglo I a.C. hasta la gran persecución de principios del siglo IV d.C.


En VALENTIA conocerás a dos hombres atrevidos y extraordinarios, Quinto Sertorio y Pompeyo el Grande, ambos decididos a dirimir sus irreconciliables diferencias en tierras valencianas inmersos en la cruenta Guerra Civil que sacudió a la vieja República.

En DEVOTIO podrás leer dos historias paralelas: la primera de ellas la protagoniza un peligroso triángulo formado por Publio Daciano, el gobernador de la Tarraconense, Eutiquio de Osca, un diácono indomable, y Tito Antonio, un magistrado veterano que se ve atrapado en medio de la gran persecución de los cristianos. La segunda historia nos lleva 20 años después de VALENTIA, cuando el único hijo de Cayo Antonio, Lucio, decide lavar el honor familiar yendo a luchar contra un usurpador que pretende dominar la República: Cayo Julio César.


En PRINCEPS Lucio Naso seguirá a uno de los grandes hombres que protagonizaron el fin de la república, Sexto Pompeyo, conociendo en paralelo las carreras desaforadas hacia el poder de Marco Antonio y Gayo Octavio Turino, quien con el tiempo y astucia acabaría siendo conocido como Augusto, el princeps...

Si siempre has querido saber más sobre la Historia antigua de València, si no te has conformado con la poca y dispersa información que hay sobre ella y crees que hay muchas más cosas interesantes y curiosas que saber de nuestros orígenes esperando a ser descubiertas, acertarás leyendo las epopeyas de Cayo Antonio Naso y su hijo Lucio, ciudadanos de VALENTIA.

PLVRIMAM SALVTEM OMNIBVS!


Gabriel Castelló

El Puig (València)

viernes, 4 de junio de 2010

Vistas de la Hispania de Sertorio: LA BASTIDA DE LES ALCUSSES


La Bastida de les Alcusses, una ciudad ibérica contestana



Durante cuatro campañas (1928-1931) se descubrió en el paraje de La Bastida de les Alcusses de Moixent parte de la red urbana formada por un conjunto de casas situadas a lo largo de una calle central. Entre los materiales hallados sobresalen las cerámicas ibéricas y griegas, plomos escritos en lengua ibérica, el célebre Guerrer de Moixent, y un conjunto de instrumentos agrícolas en excelente estado de conservación. Del asentamiento destaca su sistema defensivo formado por una muralla que alcanza los 4m de anchura con diversas torres adosadas y cuatro puertas de acceso que permitían el paso de carros.


Recreación de una casa ibera en la entrada del yacimiento



Los zócalos del poblado, mudos testigos de su existencia


Aunque esta ciudad fundada en el siglo IV a.C fue abandonada mucho antes de la aparición de las legiones en Hispania, su trazado nos sirve de modelo útil para conocer como fueron otras ciudades indígenas de época posterior. 


Dos mil trescientos años después, este bello rincón de nuestras tierras, la Toscana valenciana, revive gracias a los excelentes vinos que produce. En la misma falda del yacimiento se encuentran los viñedos de la afamada bodega valenciana El Celler de Roure.

Entrada a los viñedos de "El Celler de Roure", muy cerca de la VIA AVGVSTA

En definitiva, La Bastida de Les Alcusses es lugar obligado de visita para quien desee conocer más sobre nuestro desconocido y remoto mundo ibero. No se sabe como se llamó esta ciudad que fue abandonada de forma violenta pocas generaciones después de su fundación. Por lo menos nos dejó una pieza arqueológica inmortal, el Guerrer de Moixent, un buen ejemplo de la orfebrería ibera.

Monumento al Guerrer en el yacimiento