Primera mención de la ciudad de VALENTIA (TITO LIVIO)

IVNIVS BRVTVS COS. IN HISPANIA IIS QVI SVB VIRIATHO MILITAVERANT AGROS ET OPPIDVM DEDIT, QVOD VOCATVM EST VALENTIA





La Saga de los Antonio de Valentia

Bienvenid@s a la antigua Hispania romana...

Querid@ amig@, te invito a un viaje muy especial, una ventana que te permitirá ver nuestro pasado y conocer las costumbres y vidas de nuestros ancestros, tan sólo dos mil cien años atrás, cuando esa bella dama llamada València nacía en la isla fluvial del curso bajo del Turivs de la mano de las palas, el sudor y la ilusión de poco más de dos mil veteranos licenciados de las legendarias legiones de Roma.

VALENTIA, DEVOTIO y PRINCEPS contienen entre sus páginas muchos de los momentos más apasionantes y dramáticos que vivió la joven Perla del Turia desde sus primeros años de vida allá por el siglo I a.C. hasta la gran persecución de principios del siglo IV d.C.


En VALENTIA conocerás a dos hombres atrevidos y extraordinarios, Quinto Sertorio y Pompeyo el Grande, ambos decididos a dirimir sus irreconciliables diferencias en tierras valencianas inmersos en la cruenta Guerra Civil que sacudió a la vieja República.

En DEVOTIO podrás leer dos historias paralelas: la primera de ellas la protagoniza un peligroso triángulo formado por Publio Daciano, el gobernador de la Tarraconense, Eutiquio de Osca, un diácono indomable, y Tito Antonio, un magistrado veterano que se ve atrapado en medio de la gran persecución de los cristianos. La segunda historia nos lleva 20 años después de VALENTIA, cuando el único hijo de Cayo Antonio, Lucio, decide lavar el honor familiar yendo a luchar contra un usurpador que pretende dominar la República: Cayo Julio César.


En PRINCEPS Lucio Naso seguirá a uno de los grandes hombres que protagonizaron el fin de la república, Sexto Pompeyo, conociendo en paralelo las carreras desaforadas hacia el poder de Marco Antonio y Gayo Octavio Turino, quien con el tiempo y astucia acabaría siendo conocido como Augusto, el princeps...

Si siempre has querido saber más sobre la Historia antigua de València, si no te has conformado con la poca y dispersa información que hay sobre ella y crees que hay muchas más cosas interesantes y curiosas que saber de nuestros orígenes esperando a ser descubiertas, acertarás leyendo las epopeyas de Cayo Antonio Naso y su hijo Lucio, ciudadanos de VALENTIA.

PLVRIMAM SALVTEM OMNIBVS!


Gabriel Castelló

El Puig (València)

domingo, 29 de septiembre de 2013

Albóndigas capadocias


Albóndigas capadocias 
 
Este guiso está inspirado en la forma de cocinar de los antiguos griegos y romanos, con alguna licencia sobre los modos de mi admirado Apicio, pero sin recurrir a productos ajenos al Mare Internum en época clásica. Podría tener la firma del avezado cocinero de Tiberio...


 
 
 

Albóndigas capadocias
-CAPADDOCES CARNIS CRVSTVLVM-
 
-para cuatro triclinios-
 
 
¿Qué ingredientes necesito para prepararlas?
 

  • 500 grms de carne de ternera picada (o albóndigas preparadas si se dispone de ellas) 
  • Dos cebollas, una blanca y una morada
  • Un puerro grande
  • Tres o cuatro zanahorias, dependiendo su tamaño
  • Una bandeja de champiñones (150 grms aproximadamente)
  • Un puñado de orejones y piñones
  • Aceite de oliva virgen, aceto balsámico y ajo picado
  • Vino de jerez oloroso o PX
  • Salsa de soja (o ketjap indonesio) y salsa de pescado Thai (nuestro sustituto del "garum")
  • Pimienta negra, comino y cardamomo molidos
  • Coriandro picado (fresco mejor)
  • Orégano
  • Laurel (troceado o molido)
  • Trigo tierno (+/- 200 grms)
  • Agua
 
¿Cómo las preparo?


 En caso de no tenerlas ya hechas, amasa la carne picada y mézclala con los piñones y una pizca de comino, cardamomo y orégano formando albóndigas. Si ya las tienes hechas, espolvorea las especias, el orégano y clávales algunos piñones. En un wok con aceite caliente dóralas.

 Antes o durante, corta en finos tacos las cebollas y pica el ajo. En una olla de barro o marmita de hierro forjado sofríe en aceite bien caliente el ajo y la cebolla. Añade el laurel y un poco de pimienta y mueve continuamente para que no se queme hasta que poche. Añade el puerro cortado, las albóndigas una vez doradas, un chorrito de salsa Thai, soja o ketjap, un buen chorro de vino oloroso y aceto balsámico al gusto. Remueve con brío un par de minutos y mézclalo bien. Cuando todo esté mezclado y el condimento haya impregnado carne y verduras, añade medio litro de agua caliente. Con todo ello dentro de la olla y empezando a hervir, echa una pizca de comino, los orejones troceados y la zanahoria lonchada al caldo y deja que se cueza a fuego lento.

 Una hora después, más o menos, añade los champiñones laminados y el coriandro picado. Prueba el caldo: si necesita sal añade al gusto, aunque es preferible echarle más soja cuando estás salteando las albóndigas con la cebolla y el puerro. Deja a fuego lento todo lo que quieras o puedas, mínimo dos horas, máximo que no se te queme, aunque puedes añadir agua en caso de emergencia (este tipo de guisos están mejor calentándolos un poco el día después; yo las cocino por la tarde para comérmelas al mediodía siguiente)

 Para acompañar en el plato, hervir en abundante agua durante diez minutos con un poco de aceite y tomillo 200 grms de trigo. Colar después y repartir como una cama en el plato sobre el que se servirán las albóndigas y la salsa de verduras. Simplemente delicioso e ideal para el frío que llega...

 
¿Con qué vino lo riego?
 

 Puedes acompañarlo con un fragante Nero d'Avola siciliano, un Borsao de la D.O. Campo de Borja o un Baltasar de la D.O. Cariñena.


FRVI PRANDIVM!
 
***